Con la llegada de Jeromín a Villagarcía, la localidad vivirá su etapa de máximo esplendor: una etapa grandiosa dentro de la historia de España.

 

        Hijo natural de Carlos V y de la alemana Barbara Blomberg, el futuro Juan de Austria será educado hasta la adolescencia en el Castillo de Villagarcía por el mayordomo y hombre de confianza del rey, Don Luis Quijada, y por su esposa Doña Magdalena de Ulloa, siendo una de las figuras de la historia de España que más ha calado en la memoria histórica popular.