Situada en la plaza del pueblo es una iglesia sencilla de tres naves. En el arco de la puerta de entrada están enmarcados, en un recuadro de piedra, los escudos de los señores de la villa. A los pies se levanta la torre y su campanario de piedra y ladrillo, con altos ventanales mudéjares del siglo XVI.

 

 

De madera policromada es obra del escultor Mateo Enríquez. En la parte superior está la hornacina para el clásico Calvario que solían llevar estos retablos. Fuera de la hornacina hay dos estatuas de la Virgen y de San Juan del siglo XVI.

 

        El titular de la iglesia, San Pedro apóstol, ocupa la parte central. En las calles laterales y en el plano inferior, relieves tallados en madera representan escenas de la vida del apóstol.

 

 

 

        En uno de los laterales encontramos un retablo del segundo tercio del siglo XVI, con un relieve que representa el descendimiento de la Cruz, atribuido a Juan de Juni. Otro retablo muestra una escultura de San Blas del siglo XVI, patrono de Villagarcía.

 

        En el otro lateral un retablo barroco del siglo XVIII, dorado con panes de oro, da cabida a la Virgen del Rosario, patrona del pueblo, y las estatuas de San José y San Isidro Labrador. A su lado otro pequeño retablo, de fines del XVI, donde se puede contemplar una escultura de Cristo Crucificado.

 

Retablo mayor y altar lateral - (Galería)